Tras la adquisición de Santalia, el grupo cierra su segunda operación en el país, donde prevé duplicar la capacidad de producción.

El ejercicio de 2016 se cerrará como elgran año de Roca en México. El grupo catalán líder mundial en sanitarios acaba de ejecutar su segunda adquisición en el país para afianzarse en un mercado de más de cien millones de habitantes con altas perspectivas de crecimiento en la construcción de viviendas a medio y largo plazo. La idea es establecer también una plataforma desde la que poder atacar en el futuro Estados Unidos, a pesar de la incertidumbre que pesa sobre las relaciones comerciales entre este país y México tras la victoria de Donald Trump.

La compañía propiedad de la familia Roca ha adquirido Cerámica Artística de Monterrey (Ceramosa), un fabricante local de porcelana sanitaria con sede en Monterrey que factura cerca de seis millones de euros al año.

Se trata de una transacción sinérgica y complementaria a la de Santalia, anunciada el pasado mes de mayo, y eleva a 1,1 millones de piezas la capacidad de producción de Roca en México. Entre ambas operaciones, el grupo catalán ha invertido cerca de 30 millones de euros, cifra que ahora prevé más que duplicar con la puesta en marcha de un nuevo complejo industrial en el país para poder elevar la producción anual de sanitarios hasta los dos millones de piezas.

“Con la construcción de un complejo industrial de primer nivel en México nos estamos dotando de suficiente capacidad y versatilidad para poder ofertar diferentes líneas de producto que satisfagan a todos los segmentos de la demanda, incluidas las preferencias del consumidor de los Estados Unidos”, explica Ramón Asensio, consejero delegado de Roca Group, que no se muestra especialmente temeroso por las consecuencias que puedan derivase de la presidencia de Trump. La multinacional industrial catalana facturó 1.717 millones en 2015, un 4,3% más, y aumentó en un 58% su beneficio neto, hasta 83,4 millones.

El nuevo complejo industrial, al que se destinarán cerca de 40 millones, se ubicará en los terrenos existentes que hay en la planta de Santalia, situada a 30 kilómetros de Monterrey, donde tiene su fábrica Ceramosa. La idea es levantar una factoría de 30.500 metros cuadrados en la que se producirán también productos de la marca Roca.

Marcas locales

Ceramosa pertenecía hasta ahora a dos familias: Maldonado (60%) y Valdés-Madero (40%). Por su parte, Santalia, que era la división de porcelana para el cuarto de baño de General de Cerámica, se adquirió a la familia Zambrano, fundadora de Cemex. Mientras que los productos de Santalia se exportan, fundamentalmente, a EEUU, toda la producción de Ceramosa se destina al mercado interior, con una especial implantación de la marca en el área metropolitana de México DF y en los estados del Norte.

Fuente: Diario Expansión

Comments are closed.