Los bancos enganchados en la deuda de Abengoa, que supera los 20.000 millones de euros incluyendo los créditos, las líneas de circulante y la financiación de proyectos, cada vez tienen más claro que, con Gonvarri fuera de combate, la salida más probable para evitar la quiebra del grupo andaluz, que el miércoles presentó el preconcurso voluntario de acreedores, pasa por plantear una fuerte quita, la reestructuración del endeudamiento y la capitalización de la compañía, según señalan varias fuentes financieras. Las entidades implicadas ayer retomaron las negociaciones con el nuevo punto de partida. Las acciones se recuperan en el mercado continuo tras salir del Ibex 35. 

Dejar caer a la firma que todavía controla la familia Benjumea -a través de Inversión Corporativa- es la última opción que conciben los principales acreedores de Abengoa. Un extremo contra el que, además, ya se está movilizando el Gobierno. Ayer, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, instó a “todas las Administraciones Públicas y a todos los implicados en la solución de futuro para Abengoa, a que negocien y dialoguen hasta la extenuación porque a una multinacional andaluza como esa le debemos de dar un futuro de esperanza”.

Entre todos los implicados que refirió la ministra ya no figuraría Gonvarri, la firma propiedad de Gestamp, que el martes anunció su retirada en las negociaciones para entrar en el capital de Abengoa como primer accionista del grupo sevillano. Aunque fuentes financieras no la descartan totalmente, la contundencia con que se pronunció el miércoles Francisco Riberas, cuando aseguró que la decisión es “definitiva”, hacen difícil imaginar una vuelta atrás.

Fuente: elEconomista.es

Etiquetas:

Leave a Reply