La vuelta al dividendo de FCC tendrá que esperar aún un tiempo. El grupo que controla el mexicano Carlos Slim no cumplirá en el presente ejercicio con las condiciones que la banca impuso cuando reestructuró la deuda de la compañía hace ahora un año para recuperar la retribución a los accionistas, suspendida desde 2012. Así lo admite la firma que dirige Carlos Jarque, en un documento remitido a la CNMV.

De acuerdo con las cláusulas exigidas por la banca, para retomar el dividendo, FCC debe evidenciar que la ratio entre deuda financiera neta y el resultado bruto de explotación (ebitda) sea inferior a cuatro veces. Al cierre de 2014, se situaba en 6,2 veces, aunque en términos ajustados -excluida una emisión de bonos convertibles y la deuda de su filial Cementos Portland- este ratio ya habría bajado a 4,8 veces. Los analistas prevé que la compañía sitúe la deuda sobre ebitda en 6,5 veces al cierre del ejercicio.

Los bancos obligan a FCC, de igual forma, a haber reducido la deuda en al menos 1.500 millones y a que el resultado operativo (ebitda) en el ejercicio con cargo al cual se pretenda realizar la distribución del dividendo no sea inferior a 750 millones. En los nueve primeros meses del año, el grupo ha elevado su endeudamiento un 14%, hasta los 5.717 millones de euros, mientras que el ebitda ha aumentado un 2%, hasta 593,4 millones de euros

En este escenario, FCC reconoce que “no cumple ni estima cumplir a 31 de diciembre de 2015” las condiciones interpuestas por la banca acreedora. Un escenario, en cualquier caso, previsto por la compañía, que ya ha iniciado las negociaciones con los bancos para amortizar un tramo de deuda de 450 millones que soporta unos intereses elevados. En el marco de esta operación, la compañía prepara una ampliación de capital de entre 400 millones y 600 millones de euros.

Fuente: elEconomista.es

 

Etiquetas:

Leave a Reply