Portobello Capital ultima la compra del fabricante de especias Ramón Sabater. La oferta del fondo valora el 100% de la empresa murciana en alrededor de 110 millones de euros, importe suficiente para apear del proceso a otras gestoras interesadas, como Magnum y N+1

Portobello Capital acelera el paso y enfila el camino para materializar una nueva compra. El fondo español ha conseguido abrir un proceso de conversaciones en exclusiva con vistas a adquirir una participación mayoritaria en el fabricante de especias, salsas y condimentos Ramón Sabater, después de imponerse a otras gestoras de private equity que también han analizado la operación, como Magnum o N+1, explican fuentes del mercado.

La entidad que dirigen Íñigo Sánchez-Asiaín, Juan Luis Ramírez, Luis Peñarrocha, Fernando Chinchurreta y Ramón Cerdeiras ha superado al resto de candidatos y rivales interesados con una oferta que valora el 100% de la empresa murciana en alrededor de 110 millones de euros, unas diez veces el ebitda registrado en 2014, aseguran los mismos interlocutores. Un importe que habría sido factor de peso suficiente para convencer a la familia propietaria de establecer una negociación de tú a tú con Portobello.

Para alcanzar el cierre final de la transacción, ambas partes deben todavía concretar ciertas condiciones. Algunas tan relevantes como el porcentaje exacto de la posición que el fondo tomará en el accionariado. Definir esos aspectos exigirá un trámite de meses, por lo que con toda probabilidad no habrá un acuerdo definitivo de traspaso hasta el primer trimestre de 2016.

Si todo sigue el guión previsto, y no se tuercen las conversaciones durante ese intervalo, Ramón Sabater -conocida también bajo la enseña Sabater Spices- pasará a engrosar la cartera del tercer fondo de la gestora española, levantado el año pasado y con el que recaudó 375 millones de euros para invertir en pymes españolas con potencial y grandes perspectivas de crecimiento.

Para la familia Sabater, la transacción significará la cesión del control de la empresa, aunque en principio sus planes pasan por no desvincularse por completo y conservar una participación reducida en el capital que le permita sacar provecho de los beneficios futuros de la compañía, dicen las fuentes.

La elaboración de pimentón para la industria alimentaria es una de las bazas competitivas de Ramón Sabater, empresa de referencia dentro del sector de la fabricación y distribución mayorista de especias e ingredientes y cuyo negocio excede las fronteras españolas, comercializando sus productos en 73 países. De hecho, las ventas en el exterior son un sostén importante de la facturación, que en 2014 (último ejercicio cerrado) se situó entre 55 y 60 millones.

Sabater dispone de plantas y laboratorios de transformación propios, así como de dos sucursales internacionales, una en China y otra en Estados Unidos.

Fuente: expansion.es

 

Etiquetas: ,

Leave a Reply