El laboratorio iguala la oferta de compra que había apoyado el consejo.

Laboratorios Echevarne ha dado un vuelco a la venta de la clínica Sagrada Familia, que el consejo había acordado con el grupo Hospitales Madrid (HM) y ha ejercido el derecho de adquisición preferente que tenía como accionista del centro para igualar la oferta de HM y comprar el centro.

El consejo de la clínica, dirigido por el doctor Josep Llaberia, había acordado en febrero la venta del centro al grupo madrileño, que quería entrar con esta operación en el mercado catalán. Echevarne, sin embargo, accionista de la clínica con el 13% del capital, ha logrado el apoyo financiero de CaixaBank para igualar su oferta, que valoraba la clínica en 50,7 millones de euros. Fuentes cercanas a los accionistas explicaron que Echevarne ha conseguido ya el compromiso de venta de la mayoría del capital de la clínica de cara al próximo consejo de accionistas, que se celebrará la semana que viene.

Según los estatutos sociales de la entidad, los accionistas que aceptaron vender a HM, entre ellos los socios con mayores participaciones que se sientan en el consejo, no pueden ya rechazar la venta a Echevarne. En cambio, quienes no habían expresado su voluntad de vender pueden hacerlo y seguir como accionistas minoritarios.

La clínica Sagrada Familia está controlado por los médicos del centro y sus familiares, y tiene su accionariado muy repartido entre cerca de 200 accionistas. La clínica tiene 250 trabajadores, y unos ingresos anuales de 30 millones de euros, estancados desde hace varios años. La clínica inició hace año y medio el proceso de venta, con el propósito de encontrar un inversor que pudiera financiar su ampliación, cuyo millonario presupuesto no podían aportar los médicos accionistas y finalmente cerró a principios de año el acuerdo con el grupo madrileño.

Los médicos accionistas del centro, sin embargo, se han mostrado más favorables a la oferta de Echevarne, porque a su juicio garantiza que se lleve a cabo el proyecto de ampliación del centro, que supondrá una inversión de cerca de 50 millones de euros. Se da la circunstancia de que Echevarne ya se enfrentó al consejo del centro en el año 2000, cuando intentó que el centro se vendiera al grupo USP. Ahora, sin embargo, la firma ha preferido comprarla para diversificarse, desde los análisis clínicos a la asistencia médica.

Comments are closed.